Neumonía

La American Lung Association ofrece una variedad de recursos e información para ayudar a prevenir neumonía y apoyar a los afectados por la enfermedad. Consulte algunos de nuestros recursos clave de apoyo y educación sobre neumonía que se muestran a continuación.

Ver Lung.org en español

Puede ver nuestra sección neumonía completa en español. Visite Lung.org/pneumonia y use la herramienta "Seleccionar idioma" en la parte superior derecha de la página para traducir al español.
Aprende más

Lung HelpLine y Tobacco QuitLine

Hable con nuestros expertos por medio de la línea de ayuda de la American Lung Association. Consejeros de habla hispana están disponibles para contestar sus preguntas sin ningún costo.
Aprende más

La neumonía es una infección en uno de sus pulmones, o ambos, que causa inflamación y acumulación de líquido.

  • La neumonía es causada por pequeños gérmenes, como bacterias, virus y hongos.
  • La mayoría de personas saludables se recupera de la neumonía, pero puede ser mortal.
  • A menudo, la neumonía se puede prevenir.

La neumonía puede tener más de 30 causas diferentes. Entender la causa de la neumonía es importante porque el tratamiento de la neumonía depende de su causa.
Los virus respiratorios son la causa más común de neumonía en niños y adultos jóvenes, mientras que el virus de la gripe es la causa más común de neumonía viral en adultos. Otros virus que causan la neumonía incluyen el virus respiratorio sincitial, el rinovirus, el virus del herpes simple, el virus de síndrome respiratorio agudo severo (SRAS) y más.

La neumonía y sus síntomas pueden variar de leves a severos. Los síntomas más comunes de la neumonía son los siguientes:

  • Tos (con algunas neumonías puede expectorar mucosidad verdosa o amarilla, o incluso mucosidad con sangre)
  • Fiebre, que puede ser leve o alta
  • Escalofríos
  • Dificultad para respirar, que puede ocurrir solo cuando sube escaleras

Otros síntomas incluyen los siguientes:

  • Dolor en el pecho agudo o punzante que empeora cuando respira profundamente o tose
  • Dolor de cabeza
  • Sudoración excesiva y piel pegajosa
  • Pérdida del apetito, baja energía y fatiga
  • Confusión, especialmente en las personas mayores
  • Los síntomas también pueden variar, dependiendo de si su neumonía es bacteriana o viral.

Cualquier persona puede contraer neumonía, pero algunas personas tienen un riesgo más alto que los demás. Los factores de riesgo (que aumentan sus posibilidades de contraer neumonía) incluyen los siguientes:

  • Consumo de cigarrillos
  • Infección viral respiratoria reciente; un resfriado, laringitis, influenza, etc.
  • Dificultad para tragar (debido a un derrame cerebral, demencia, enfermedad de Parkinson u otras condiciones neurológicas)
  • Enfermedad pulmonar crónica como la EPOC, la bronquiectasia o la fibrosis quística
  • Parálisis cerebral
  • Otras enfermedades graves, como enfermedades del corazón, cirrosis hepática o diabetes 
  • Vivir en un centro de enfermería
  • Alteración de la conciencia (pérdida de la función cerebral debido a demencia, derrame cerebral u otras condiciones neurológicas)
  • Cirugía reciente o traumatismo
  • Tener un sistema inmunológico debilitado debido a una enfermedad, ciertos medicamentos y trastornos autoinmunes

La neumonía tiende a ser más grave para los bebés y los niños pequeños, los adultos mayores (personas de 65 años o más), las personas que tienen otros problemas de salud crónicos y las personas que tienen un sistema inmunológico débil, como resultado de enfermedades o de otros factores.

Cualquier persona puede contraer cáncer de pulmón. Hay varios factores que pueden hacer que las células de los pulmones cambien (muten). La causa más frecuente de que las células de los pulmones cambien es la exposición a las sustancias peligrosas que respiramos. Aun si uno estuvo expuesto a estas sustancias hace muchos años, todavía está en riesgo de contraer cáncer de pulmón. Dígale a su médico si en su familia hay antecedentes de cáncer de pulmón o si usted ha estado expuesto a alguno de estos factores de riesgo.

  • Fumar
  • Radón
  • Sustancias químicas peligrosas
  • Contaminación por partículas

A veces, no existen factores de riesgo ni una causa conocidos que expliquen el cáncer de pulmón de una persona.

El tratamiento para la neumonía depende del tipo de neumonía que tiene y su nivel de gravedad. Los objetivos del tratamiento son curar la infección y prevenir las complicaciones.
La mayoría de las personas se recuperan en casa mediante la ingesta de mucho líquido y el descanso prolongado.

Si su neumonía se vuelve tan grave que debe recibir tratamiento en el hospital, es posible que le administren líquidos y antibióticos de manera intravenosa, y que reciba oxigenoterapia y tratamientos respiratorios.

1. Vacunarse contra la gripe cada año para prevenir la influenza estacional. La gripe es una causa común de neumonía, por lo que la prevención de la gripe es una buena manera de reducir su riesgo de contraer neumonía. Además, las personas en riesgo deben vacunarse contra la neumonía neumocócica.

2. Practique buenos hábitos de salud. Lavarse las manos, seguir una dieta saludable, descansar lo suficiente, hacer ejercicio regularmente y no fumar son hábitos que pueden ayudarlo a evitar contraer virus y otras causas de enfermedades respiratorias. Los buenos hábitos de salud también promueven una rápida recuperación cuando se enferma

Buscar recursos

Breathe Easier Speaker Series: Do my Lungs Measure Up?
, | Jan 19, 2022
Community Connections: Air Quality & Lung Disease
, | Jan 19, 2022