Qué esperar de una prueba de detección del cáncer de pulmón

Si le preocupa su riesgo de padecer cáncer de pulmón, debería considerar hablar con su médico acerca de la prueba de detección del cáncer de pulmón. Se ha demostrado que la prueba de detección del cáncer de pulmón con TC (tomografía computarizada) de dosis baja (TCDB) reduce el riesgo de morir de cáncer de pulmón. Ésta detecta el cáncer de pulmón más temprano, cuando es más curable. Los pasos a continuación le ayudarán a saber qué esperar del proceso de la prueba de detección del cáncer de pulmón. Cada hospital y centro médico funciona de una manera un poco diferente, por lo que tal vez encuentre estos pasos en un orden ligeramente diferente.

  1. Hable con su médico acerca de si usted reúne o no los requisitos para hacerse una prueba de detección del cáncer de pulmón.

El primer paso es averiguar si cumple con los criterios de alto riesgo para hacerse la prueba. Los criterios se basan en su edad, historial de tabaquismo y factores de riesgo adicionales. Es importante recordar que, aunque su médico le sugiera una prueba de detección, no necesariamente piensa que usted tiene cáncer. La prueba de detección de cáncer de pulmón por TCDB es similar a otras pruebas de detección, como las mamografías y colonoscopias.

  1. Si usted cumple con los criterios de alto riesgo, su médico conversará con usted para tomar una decisión compartida y ayudarle a decidir si desea hacerse la prueba de detección de cáncer de pulmón.

Durante esta conversación se analizarán los beneficios y los riesgos de la prueba de detección del cáncer de pulmón y lo que usted puede esperar del proceso.

Los beneficios y los riesgos:

El principal beneficio de la prueba de detección del cáncer de pulmón es prevenir la muerte por cáncer de pulmón. La prueba de detección del cáncer de pulmón detecta el 80 % de los casos de cáncer de pulmón en un estadio temprano, cuando es más curable. Sin hacer la prueba de detección, el 70 % de los casos de cáncer de pulmón se detecta en un estadio posterior, cuando hay poca probabilidad de cura.

Al igual que todas las pruebas de detección, la prueba de detección del cáncer de pulmón presenta algunos riesgos. Existe un pequeño riesgo de exposición a la radiación. Esta cantidad es aproximadamente la misma que la que el estadounidense promedio recibe en seis meses de radiación de fondo natural por el hecho de vivir en el planeta Tierra. Esto es un poco mayor que la cantidad de radiación a la que las mujeres se exponen al hacerse una mamografía.
Cada vez que los médicos pueden observar detalladamente un órgano, como los pulmones, pueden encontrar cosas que parecen cáncer pero que no lo son (esto se llama falso positivo).  O pueden encontrar nódulos que son un cáncer que crece muy lentamente y que nunca será dañino para usted. Pero dado que no hay forma de saber si el cáncer es de crecimiento lento, esto podría significar que se le practicarán pruebas de seguimiento o tratamiento que usted no recibiría si no se hubiera hecho el examen de detección (esto se llama sobrediagnóstico). 

Los falsos positivos en las pruebas de detección no son raros. En el caso de las pruebas de detección del cáncer de pulmón, alrededor del 12 al 14 % de los exámenes de detección iniciales darán un falso positivo. Esto es similar a una mamografía. Esto cae a alrededor de 6 de 100 (6 %) para las pruebas de detección anuales continuadas porque la nueva prueba de detección se puede comparar con la primera para evaluar los cambios.  La buena noticia es que tanto la tasa de falsos positivos como la de sobrediagnósticos están disminuyendo en las pruebas de detección del cáncer de pulmón gracias a nuevas herramientas que ayudan a los médicos a decidir mejor quién se debe someter a más pruebas y quién no. A medida que avanza la ciencia de la prueba de detección del cáncer de pulmón y según mejora el manejo de las pruebas de detección, esperamos ver que estas tasas bajen aún más. 

El examen de detección también explora otras partes del cuerpo, no solo los pulmones. En ocasiones, éste puede mostrar asuntos que podrían ser de interés médico y que podrían necesitar pruebas de seguimiento o tratamiento. A esto se le llama hallazgos casuales. Alrededor de 6 de cada 100 (6 %) pruebas de detección iniciales muestran un hallazgo casual. Parecido al caso de los falsos positivos, esto cae a 2 de 100 (2 %) para las pruebas de detección anuales continuadas. 

Su médico hablará con usted acerca de la probabilidad de los falsos positivos, el sobrediagnóstico y los hallazgos casuales y le explicará que puede esperar después del examen de detección. 

El seguimiento:

Su médico también analizará qué podría suceder después del examen de detección. Si una prueba de detección es anormal, usted podría necesitar que le hagan más pruebas para determinar si tiene cáncer.  Aunque no haya nódulos que requieran seguimiento, parecido a la mamografía, igual se le pedirá que regrese una vez al año para una prueba. Si se detecta un nódulo pequeño, su médico tal vez le recomiende que regrese para otro examen para ver si ha aumentado su tamaño. Si hay un nódulo sospechoso, su médico tal vez le recomiende más pruebas, como una exploración con TEP o una biopsia para determinar si se trata de cáncer. Si, efectivamente, se tratara de cáncer, es muy probable que su médico le recomiende un tratamiento que podría incluir cirugía, quimioterapia, radioterapia, inmunoterapia o terapias dirigidas.

Ayudar a los pacientes a dejar de fumar es una parte importante de esta conversación para tomar decisiones compartidas. Si usted fuma actualmente, su médico también le aconsejará sobre la importancia de dejar de fumar y le brindará recursos para ayudarle a dejar de fumar.

  1. Si usted reúne los requisitos para hacerse la prueba de detección y desea que le hagan el examen de detección, su médico le dará una orden para una TC (tomografía computarizada) de dosis baja (TCDB) y le dirá a dónde ir para su cita.

Usted debe llamar a su proveedor de seguro antes de su cita para confirmar que su prueba de detección está cubierta. Las compañías de seguros de salud generalmente cubren las pruebas de detección del cáncer de pulmón para las personas que cumplen con los criterios de alto riesgo. Siempre es una buena idea llamar y confirmar su cobertura y cualquier gasto de bolsillo que pudiera tener que pagar por los seguimientos.

  1. En el centro de pruebas de detección del cáncer de pulmón le informarán cómo prepararse para su prueba de detección del cáncer de pulmón.

La preparación para una TCDB es fácil. Asegúrese de decirle a su médico si usted tiene alguna infección respiratoria, ya que eso podría afectar los resultados y no se debe hacer una TCDB si usted está enfermo. Se le pedirá que se quite cualquier cosa de metal que esté usando, como joyas, relojes, etc. Usted podrá permanecer con su vestimenta habitual o tal vez se le pida que use una bata de hospital.*

  1. Se le hará su examen de detección.

El examen de detección en sí es indoloro y rápido, dura menos de un minuto. Usted se acostará sobre la mesa de la máquina. Esta se deslizará hacia adentro y hacia afuera del escáner mientras usted descansa lo más quieto posible. Pueden pedirle que contenga la respiración. El técnico que realiza la exploración hablará con usted durante todo el proceso.

  1. Una vez terminada la prueba de detección, usted podrá continuar su día con normalidad y su médico se comunicará con usted cuando tenga los resultados.

Su médico analizará las recomendaciones para los pasos siguientes. Si tiene preguntas acerca del diagnóstico, el tratamiento y el apoyo para el cáncer de pulmón, visite Lung.org/lung-cancer (en inglés).

  • Sources
    1. (Hendrick, 2010) Hendrick, R. E. (2010, Oct 1). Radiation Doses and Cancer Risks from Breast Imaging Studies. Radiology, Vol. 257, No. 1.
    2. (L. Daniel Maxim, 2014) L. Daniel Maxim, R. N. (2014, Sept. 29). Screening tests: a review with examples. Inhalation Toxicology, Pages 811-828 . doi:https://www.tandfonline.com/doi/full/10.3109/08958378.2014.955932