Linda D.

Linda D.'s headshot

En mi rol de coordinadora de pruebas de detección de cáncer de pulmón en Rush, tengo el placer de trabajar en un programa que tiene la capacidad de salvar vidas mediante la identificación del cáncer de pulmón que, de otro modo, pasaría inadvertido.

Al hacerlo, espero evitarles a mis pacientes y a sus familias la tristeza y el dolor que se experimentan cuando se recibe el diagnóstico de cáncer de pulmón avanzado. Conozco y entiendo el cáncer de pulmón en un nivel muy personal.

Para comprender mi relación con esta enfermedad, deben conocerme un poco más. Esta es mi historia.

Siempre quise ser enfermera. Cuando me gradué de la escuela secundaria, mi familia me alentó a enfocar mi carrera en los negocios. Tuve trabajos en publicidad y marketing. En retrospectiva, yo no paraba nunca y mi trabajo nunca terminaba de satisfacerme.

“Amor, risas, lágrimas”.

Pasaron varios años, y estaba ayudando a mi madre, viuda y fumadora de toda la vida y que recientemente se había mudado a un apartamento para mayores. Yo estaba cansada y culpaba a la mudanza por su marcha inestable, pero, en el fondo, me preguntaba si ella no tendría un tumor cerebral debido al cáncer de pulmón. Mis peores temores se hicieron realidad cuando, unas semanas después, le diagnosticaron cáncer de pulmón de células pequeñas que ya se había expandido a su cerebro.

Me partió el corazón cuando, al momento de darle el diagnóstico, sus proveedores no pudieron hablar con ella porque no paraba de llorar. Finalmente, las lágrimas cesaron. Ella comenzó la quimioterapia y se sometió a una cirugía para eliminar la metástasis en el cerebro en la misma semana. Los casi dos años siguientes que vivió, lo hizo cargada de amor, risas, lágrimas y muchos otros problemas de salud.

Luego de su muerte, decidí cambiar de carrera y me dediqué a la enfermería. Dejé mi trabajo, asistí a las clases necesarias para la escuela de enfermería y obtuve mi licenciatura en ciencias de enfermería en dos años. Yo quería trabajar en oncología y, la verdad, justo aparecieron varias oportunidades muy interesantes.

Trabajé en una clínica de infusión ambulatoria, aprendiendo todo lo posible sobre oncología. Amaba mi trabajo, a mis pacientes, y ayudarlos a sortear los desafíos y tratamientos relacionados con un diagnóstico de cáncer.

Compromiso con la detección del cáncer

Alrededor de tres años atrás, me enteré acerca de la prueba de detección del cáncer de pulmón y supe claramente que ese sería el siguiente paso en mi carrera. Para ampliar mi compromiso, me certifiqué para dar clases para dejar de fumar.

Empecé en Rush a finales de 2015 como enfermera matriculada coordinadora de pruebas de detección de cáncer de pulmón. Este puesto me permite usar todas las habilidades que he adquirido a lo largo de mi carrera. Trabajo con proveedores de Rush para informarles y educarlos acerca de la detección del cáncer de pulmón. Dicto clases para dejar de fumar y trabajo de manera personalizada por teléfono para ayudar a los pacientes a dejar de fumar.

Una vez que un paciente completa una exploración, respondo sus preguntas. Si fuman, los aliento a que dejen de hacerlo. Los pacientes agradecen este apoyo; ellos me han dicho que los “agarré en el momento justo”, y comienzan a hacer lo necesario para dejar de fumar. Finalmente, veo si los pacientes que se someten a las pruebas de detección querrían participar en un estudio de investigación que estamos realizando para crear un análisis de sangre para identificar el cáncer de pulmón. La respuesta suele ser “Claro, lo que sea que pueda hacer para ayudar”.

Según el Estudio Nacional de Detección de Cáncer de Pulmón original, de cada 320 pacientes que se hacen una prueba de detección, uno tiene cáncer de pulmón. En Rush, nuestra tasa de detección es mayor. Después de una cuidadosa evaluación, hemos utilizado técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas para extirpar varios cánceres de pulmón en estadio temprano. Estamos viendo que la prueba de detección del cáncer de pulmón realmente salva vidas.

Como me dijo un paciente: “Ustedes hacen un trabajo maravilloso”. Yo sé que mi experiencia como hija de un paciente con cáncer de pulmón contribuye mucho con mi dedicación y mis deseos de ayudar a mejorar los resultados para esta desafiante enfermedad.

Esta historia se publicó originalmente en el blog de RUSH InPerson.

Publicado por primera vez: 1 de agosto de 2017