Eva-Marie F.

Eva-Marie F

Fumé durante más de 15 años. Empecé cuando tenía alrededor de 8 años de edad, pero no empecé a fumar en serio hasta los 20, llegué a fumar hasta dos paquetes por día. Perdí a mi madre y a mi tío por el cáncer de pulmón. Si no fuera por mi tío, no habría dejado de fumar. Mi hijo era pequeño y me quería cerca de él. Él me hizo prometer que dejaría de fumar. No se trata solo de la adicción física, también se trata de la adicción emocional y mental que es difícil de romper. Me quedé helada. Fue difícil, pero valió tanto la pena. No quiero volver a tener una adicción así nunca más. Y sé que podría hacerlo si tomara un cigarrillo. En un abrir y cerrar de ojos.

Ahora soy muy proactiva acerca de mi salud. Haber perdido a mi madre y a mi tío por la enfermedad me motiva a mantenerme atenta a explorar mis pulmones con la tomografía de dosis baja todos los años. Para mí es como hacerme una mamografía. Es así de importante. La tecnología ha cambiado mucho. Las probabilidades de sobrevivir y de vivir una buena vida son mucho mayores que hace diez años. La experiencia de la exploración es un proceso muy simple. No duele para nada y usted recibe orientación en cada paso. La exploración dura menos de seis segundos.

Cuanto más se ocupe de usted, más probabilidades tendrá de sobrevivir. Además, cuanto más sepa, más fácil es ocuparse de ello. Mis pulmones todavía no están completamente curados por la cantidad de cigarrillos que fumaba, y nunca lo estarán. Pero estoy bien y estoy haciéndome mis exploraciones. Eso es lo que cuenta.