Doug F.

Doug F.

Doug F.'s headshot

Todo comenzó en 2012, cuando mi hermano ingresó al Texas Heart Institute de Houston para la reparación de un prolapso de la válvula mitral. Durante la intervención quirúrgica, el cirujano descubrió que tenía un aneurisma de 6 cm en la aorta ascendente, así que también le reparó eso.

Alrededor de 47,000 personas mueren por año debido a aneurismas aórticos, más que en accidentes de tráfico. Durante años me había preguntado si yo también tendría un aneurisma aórtico, así que en julio de 2017 finalmente le pregunté al respecto a mi asociado médico. Ella de inmediato me programó una exploración por tomografía, que me hice unos días después. Cuando llegaron los resultados, me reuní con ella y me informó que, en efecto, tenía un aneurisma de 4.5 cm y que también tenía cáncer de pulmón. Tenía una lesión de 1.6 cm en el pulmón derecho.

Descubrir estos problemas precipitó una aventura de seis meses, durante la cual me extirparon el lóbulo superior del pulmón derecho y me practicaron una resección en la aorta ascendente. Durante el tratamiento preoperatorio para la cirugía de aorta, mi médico descubrió que tenía dos arterias coronarias taponadas, así que también me hicieron un bypass doble.

Mi cáncer de pulmón estaba en estadio 1A, así que ahora no tengo cáncer. Mi oncólogo me dijo: “no vemos muchas personas como tú”. Generalmente, los síntomas no aparecen hasta que la persona está en estadio 3 o 4.

Mi decisión de hacer una pregunta y la rápida respuesta de mi asociado médico derivaron en el descubrimiento de tres problemas (cáncer, aneurisma, arterias coronarias taponadas), cualquiera de los cuales probablemente me hubiera quitado la vida en los dos años siguientes. Tengo mucha suerte de haber podido esquivar esas tres balas. Ahora le digo a todo el mundo que se haga una exploración por tomografía. Nunca se sabe qué podría estar sucediendo dentro de uno.

Publicado por primera vez: 4 de abril de 2018


News & Events

Page Last Updated: November 6, 2018