Barbara A.

Barbara A.'s headshot

Mi madre nunca fumó, pero le diagnosticaron cáncer de pulmón a los 76 y falleció por la enfermedad a los 80 años. En aquel tiempo no existía la exploración por tomografía, por lo tanto, para cuando recibió el diagnóstico, ya era demasiado tarde, aunque vivió más tiempo de lo esperado.

Yo tenía 59 y nunca había fumado. También hacía ejercicio y siempre llevé un estilo de vida saludable. Cuando visité a la asistente de mi médico por un resfriado, ella me sugirió que me hiciera una radiografía de referencia. Como apareció un pequeño nódulo, ella sugirió que me sometiera a una exploración por tomografía. Aún con el la prueba de detección, el nódulo no parecía canceroso, pero, de todos modos, consulté a un especialista, quien me sugirió que me realizara una nuevo la prueba de detección a los seis meses. Durante los siguientes 18 meses nada cambió. Entonces contraje neumonía y me recuperé. La siguiente radiografía de seguimiento mostró que el nódulo estaba más sólido que antes, y otra exploración por tomografía confirmó que era canceroso.

Luego me realizaron una exploración con TEP (tomografía computarizada por emisión de positrones) y, por suerte, el cáncer no se había expandido. Me operaron en marzo de 2014 para extirparlo. Cuando se hizo la biopsia, y dado que yo estaba en buena forma, se decidió que el mejor curso de tratamiento era una lobectomía.

Desde entonces, me hago exploraciones periódicas. Cuando recién me diagnosticaron, le pregunté al cirujano cuánto tiempo habría pasado sin síntomas si no se hubiera descubierto el cáncer en el estadio en el que estaba en ese momento (1A). Él respondió que podrían haber pasado ¡SIETE AÑOS! Ahí yace la naturaleza de ciertos tipos de cáncer de pulmón: es posible no tener ningún síntoma hasta el momento en que se expande.

No tengo suficientes palabras para enfatizar lo importante que es someterse a estudios de detección. Si yo no era fumadora y me sucedió, estoy ABSOLUTAMENTE segura de que debería ser una rutina para los fumadores o para cualquiera que tenga antecedentes familiares de la enfermedad.

Cada vez que me hago el siguiente estudio de detección digo una oración, por mí y por cualquiera que esté transitando este terrible calvario.

Publicado por primera vez: 12 de marzo de 2018