El Diario La Prensa: Impuesto al tabaco para combatir adicción

(July 11, 2010)

Lillian Rodríguez Lopez / Presidente de la Federación Hispana de NY
2010-07-11

Debido a la nueva medida legislativa que aumenta el impuesto a la compra de cigarrillos, Nueva York es el estado con impuesto al tabaco más alto de la nación. Como miembro de La Coalición para Ayudar a los Neoyorquinos a Dejar de Fumar, la Federación Hispana aplaude el esfuerzo de la legislatura estatal de aprobar esta medida y promover que Nueva York sea una zona libre de humo de cigarrillos. Sin embargo, mientras que el aumento en el impuesto al tabaco ayuda a reducir el número de fumadores, debemos asegurarnos que parte de los ingresos generados por la nueva taza tributaria sean dedicados a programas que ayuden a las personas que quieren dejar de fumar.

Durante este año, la Asociación Americana del Pulmón (ALA por sus siglas en ingles) calificó al estado de Nueva York con una "F" por su cobertura del tratamiento de la adición al tabaco. Recibir una calificación de "A" debe ser una prioridad para nuestros líderes legislativos. De acuerdo con la ALA, Nueva York gasta anualmente más de 14 mil millones de dólares en el pago de gastos médicos y la perdida de productividad de los empleados que sufren de enfermedades causadas por el consumo de tabaco. Las subvenciones para programas de tratamiento para dejar de fumar pueden resultar en un ahorro a la arcas del estado y salvar cerca de 25,000 vidas anualmente.

Algunas soluciones de sentido común que apoyamos son las siguientes:

Actualmente, la cobertura del Medicaid en Nueva York reembolsa a médicos de conserjería para dejar de fumar a mujeres embarazadas. ¿Y qué del resto de los pacientes bajo Medicaid? La cobertura debe ser expandida para que todos los beneficiarios del Medicaid tengan acceso a todas las opciones recomendadas para el tratamiento de la adicción al tabaco.

Recientemente el estado de Massachusetts implementó la misma medida y en tan solo dos años un 26% de sus beneficiarios de Medicaid dejaron de fumar. Esto sería un logro valioso que salvaría un número invaluable de vidas especialmente entre la comunidad latina.

Segundo, el programa estatal de Medicaid necesita promover entre sus miembros y proveedores médicos los beneficios disponibles relacionados con el tratamiento de la adición del tabaco.

Esta información debe estar disponible en un formato fácil de leer y en varios idiomas.

Por último, los patronos públicos y privados y las compañas de seguros médicos (incluyendo al estado de Nueva York) deben asegurarse de que todos los tratamientos y programas para dejar de fumar estén disponibles sin barreras administrativas que dificulten el acceso a los mismos. Este es un componente vital al éxito de la iniciativa Massachusetts. La reforma de salud requerirá cobertura de los programas para dejar de fumar y por eso el estado de Nueva York debe tomar un rol de liderazgo en establecer un modelo ejemplar para dicha cobertura.

Vamos a demostrar que el estado Nueva York esta verdaderamente interesado promover el dejar de fumar, ahorrar dinero y a salvar vidas proveyendo tratamientos integrales para dejar de fumar a todos los neoyorquinos.